Hacía tiempo que quería grabar a mi mujer follando, pero como nunca se deja al final tuve que colocar una cámara espía que lo grabara todo; me costo un huevo convencerla para follar en mitad del día, ya que ella siempre espera a la noche para echar un polvo rápido.

Finalmente accedió cuando bebió un par de copas de vino y aunque en realidad no hizo nada mas que disfrutar (ni una triste mamada cayo) al final me quedo con este vídeo de como ensarto a mi mujer y me la follo hasta correrme dentro.



Deja tu comentario