Tengo curiosidad desde pequeño por lo que hacían mis padres en el cuarto, ya que a veces se escuchaba algún grito; yo siempre he pensado que mi padre igual pudiera pegarle por haberse portado mal o algo, así que cogí la webcam de mi ordenador y la puse a grabar desde la mesita al lado de la entrada de la habitación enfocando a la cama.

Y ya he visto que esos grititos no eran de dolor, si no de placer ya que mi padre le pega unos polvos impresionantes y mi madre aun se conserva muy bien para sus años. Lo sorprendente de todo esto no es pillarlos follando, si no que mi padre cogió la cámara al final y muy tranquilamente grabo como una vez habiéndose corrido dentro de mi madre, ella expulsaba todo el semen.



Deja tu comentario