Hace tiempo que tengo una pareja al lado de mi piso, unos vecinos dulces y amables que se han prejubilado hace poco y que por lo visto están recuperando toda su vida sexual perdido en estos años.

Así que finalmente he decidido colocarles una cámara oculta para ver como se lo montan y no he quedado decepcionado, con dos caricias que se dan ya están todo cachondos y se ponen a follar en cualquier parte como en este vídeo casero, en la mesa del ordenador.



Deja tu comentario