Mi mujer siempre ha querido experimentar nuevas sensaciones, como por ejemplo un cunnilingus a lo cual me he negado siempre por la increíble mata de pelos que tiene en el coño y que se niega a depilarse pues dice encontrarse bien como esta y no tiene por que cambiarlo.

Así que yo como mucho le toco el coño antes de follármela mientras ella suplica que ponga mi lengua a sabiendas de que le voy a decir que no, cortando el rollo y volviéndose a vestir para dejarme a medias que soluciono con una paja ya que el coño de mi mujer me da el suficiente asco a veces para no acercar ni siquiera mi polla, ya espabilara.

Seguir leyendo entrada de cuarentonas »

Compartir